Sistemas de Escritura del Lejano Oriente

Un carácter chino es un logograma utilizado en la escritura china, japonesa y coreana. Es posible que sus precursores aparecieran hace caí 8000 años, y que un sistema de escritura en chino completo fuera desarrollado hace 3500 años en China, haciéndolo probablemente el sistema de escritura sobreviviente más antiguo. Los caracteres chinos se derivan directamente de pictogramas individuales o combinaciones de pictogramas y signos fonéticos.

El número de caracteres chinos contenidos en el diccionario Kangxi es aproximadamente de 47, 035, no obstante que un gran número de estos son raramente utilizados se han ido acumulando a lo largo de la historia. En China, para considerar alfabetizados a los ciudadanos trabajadores, estos deberán de tener conocimiento de entre 4000 y 5000 caracteres.

Justo como las letras romanas tienen una forma característica (las letras de caja baja ocupan un área redondeada determinada con ascendentes y descendentes en algunas letras), los caracteres chinos ocupan un área más o menos cuadrada. Los caracteres hechos de varios trazos o partes aprietan estas partes en orden de mantener una forma y tamaño uniforme. Por esta razón los principiantes practican en papel cuadriculado, y los chinos en ocasiones utilizan el término “caracteres de bloque cuadrado.” La forma actual de muchos caracteres chinos varía de acuerdo a las diferencias de la cultura en que se realice el trazo. La China continental adopto los caracteres simplificados en 1956, pero los caracteres chinos tradicionales son aún utilizados en Taiwan y Hong Kong. Japón ha utilizado sus drásticamente simplificados caracteres desde 1946, mientras que Corea ha limitado el uso de caracteres chinos, y Vietnam los ha abolido a favor del uso de los vietnameses romanizados.

De acuerdo a la leyenda, los caracteres chinos fueron inventados por Cangjie (aproximadamente en el año 2650 d.C.), un burócrata bajo las órdenes del legendario emperador Huang Di. La leyenda dice que Cangjie (de quien se cuenta que tenía cuatro ojos y ocho pupilas) se encontraba cazando en el monte Yangxu (hoy Shanxi) cuando vio una tortuga cuyas venas capturaron su curiosidad. Inspirado por la posibilidad de una relación lógica de aquellas venas, Cangjie estudio los animales del mundo, los paisajes de la tierra, y las estrellas del cielo, e invento un sistema simbólico llamado zi, los caracteres chinos. Se dice que el día en que los caracteres nacieron, los chinos escucharon los lamentos del diablo, y vieron caer sus pedazos como una lluvia, como si con eso se marcara el inicio de la civilización, para bien o para mal.

Un conocimiento sobre caligrafía es un paso importante para el entendimiento de la cultura japonesa. La caligrafía no es tan solo un ejercicio de de buena escritura manual, sino que es algo más como la forma principal del arte en el oriente. Es la combinación de las destrezas e imaginación de la persona que ha estudiado intensamente las combinaciones posibles del uso restringido a líneas. En occidente, la caligrafía fue proyectada como una forma de suprimir la individualidad y producir un estilo uniforme. La caligrafía japonesa (sho en japonés) intenta traer las palabras a la vida, dotarlas de carácter. Los estilos son altamente individualizados, claramente diferentes de persona a persona. La caligrafía japonesa presenta un problema para los occidentales al tratar de entenderla; el trabajo se completa en cuestión de segundos así que aquellos no iniciados no pueden apreciar el grado de dificultad involucrado. Sin embargo, debemos asumir en nuestra mente que el trabajo de trazo de los caracteres solo se realiza una vez. No se pueden alterar, retocar, o adicionar algo una vez trazados.

La caligrafía se empieza a filtrar en Japón durante el siglo séptimo. El budismo ha viajado desde la India a través de China y Corea y estaba logrando grandes conversiones a esta religión en Japón, incluidos los Emperadores. Las escrituras budistas fueron registradas en la escritura china. Esto fue realizado por sacerdotes y era estéticamente muy agradable. El calígrafo japonés más famoso fue probablemente el monje budista Kukai. Una historia registra como el Emperador Tokusokutei le preguntó si podía reescribir una sección de un panel seriamente dañado. Kukai tomó un pincel en cada mano, sujeto uno entre los dedos de cada pie, colocó otro ente sus dientes, e inmediatamente escribió cinco columnas de versos de manera simultáneamente.

About these ads

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.